Este artículo es corto, pero intenso. Muy atento a todo. Te voy a explicar de la mejor manera posible lo que es una válvula de retención. También la llamamos válvula antirretorno.

Las válvulas de retención son componentes fundamentales en tuberías que trabajan a alta presión. Función de una válvula anti retorno: permitir el paso del fluido en un sentido e impedirlo en el otro. Se evita dañar los instrumentos de tu instalación o mezcla de diferentes fluidos.

Su funcionamiento se basa en la creación de una presión de apertura (cracking pressure) mayor que la presión estática del sistema.

Para que la válvula de retención se cierre sin fuga alguna, los lados de entrada y salida necesitan un diferencial de presión entre ellos, conocido como presión de resellado (resealing pressure).  El resealing pressure o presión de cierre o presión de sellado normalmente requiere una contrapresión. Se necesita para asegurar que la válvula cierra de forma estanca.  

Función de la válvula antirretorno

La válvula de retención se puede comparar con una puerta de emergencia de una discoteca. Se puede abrir desde dentro, pero desde fuera no deja entrar a nadie. En este caso una válvula unidireccional permite el fluido en un sentido pero no en sentido contrario a la flecha.

Adicionalmente en el sentido de la flecha cierra herméticamente hasta que no se supera una presión mínima en la tubería.  Las válvulas de retención o unidireccionales son ideales para prevenir el retroceso del fluido en tuberías a alta presión.

Como ya sabe, las válvulas de retención son una parte esencial en cualquier sistema que trabaje a presiones altas, pero también es importante que la presión del sistema se mantenga estable. Es por eso que el uso válvulas de retención o válvulas antirretorno capaces de evitar el descebado del sistema es de vital importancia para garantizar su correcto funcionamiento.

Imagen de válvula de retención

Definición de «cracking pressure» en una válvula antirretorno

En sistemas a alta presión, una válvula de retención se puede abrir y cerrar muchas veces por día. Cada vez que se abre la válvula, el fluido está a punto de fluir hacia atrás a través de la válvula, pero el muelle en la válvula mantiene el disco o pistón cerrado. Es esta fuerza del muelle se conoce como cracking pressure o presión de apertura. El cracking pressure no es necesario una vez la válvula de retención ya esta abierta.

La presión de apertura (= cracking pressure) es la presión necesaria para que una válvula de retención se abra. Se produce cuando el fluido ejerce una fuerza sobre la válvula que supera la fuerza del muelle de cierre. Normalmente una válvula de Retención tiene un cracking pressure alrededor de 0,5 bar. Puede variar mucho en función de cada fabricante o tipo de muelle.

A veces también se llama presión de rotura y explicado en otras palabras seria la presión que permite abrir la válvula cuando supera el par del muelle y cualquier presión aguas abajo que actúe sobre la parte posterior del disco o pistón.  En la apertura inicial y en la puesta en marcha, se aplica una presión aguas arriba en la parte del inlet de la válvula.

El diferencial de presión entre aguas arriba y aguas abajo donde la válvula se abre se denomina presión de rotura. Cuando el diferencial de presión supera la presión de rotura el pistón de la válvula se «abre» y permite pasar al fluido.

¡Importante! ¡Una check valve no es una safety valve o válvula de seguridad! No debe ser utilizada como una válvula principal de un sistema crítico por la seguridad.

Imagen de una valvula antirretorno dibujada

Problemas típicos de las válvulas antirretorno

Estas válvulas pueden presentar algunos problemas, de los cuales los más típicos son:

  • El muelle de la válvula puede fallar, lo que haría que la válvula se abra accidentalmente.
  • La suciedad o partículas de diferentes materiales pueden obstruir el asiento de la válvula, lo que haría que se cerrara herméticamente.
  • La corrosión puede dañar las piezas metálicas de la válvula, lo que haría que se abriera o cerrara inesperadamente.

Para evitar estos problemas, es importante seguir una serie de pasos de mantenimiento, tales como:

  • Limpie periódicamente el asiento de la válvula para eliminar la suciedad acumulada.
  • Cambiar el muelle y juntas de la válvula cuando se esté dañando.
  • Inspeccionar periódicamente las válvulas de retención para detectar cualquier problema.

De esta manera, logrará mantener la válvula de retención en buen estado al realizar una revisión periódica. En todo caso, si detecta alguno de estos problemas, es importante que acuda a un profesional para que realice una revisión de la válvula y, si es necesario, la repare o reemplace.